Google+ Badge

-

.

.

PELICULAS PELICULAS on line JUEGOS BEN 10 VIDEOS + DIVERTIDOS LA BELLA SUDAFRICA RINCONES DEL MUNDO COSMO ENLACES DIRECTORIO PLANETARIO CREPUSCULO CORTOS DE CINE SALIENDO DEL CINE SERIES TODOCHARLAS CRIMEN Y CASTIGO DISEÑO WEB JUEGOS FULL ANIME ONLINE PELÍCULAS ONLINE TELE-NOVELAS ONLINE CHAT SALA PELICULAS Directorio Web BLOG MOVIL "HABLANDO" ................APUESTAS.COM CHAT CHATEAR GRATIS PELÍCULAS GRATIS YA FRIENDS ? CONOCELO ... HISTORIAS DE MAKOKI EDGAR ALLAN POE SOLO ENLACES TONTOS DE LA VEGA EMOTICONES GRATIS FONDOS DE ESCRITORIO AVENTURE TIME AMOR A TU CUERPO COMPRA Y VENTA FRASES DE AMOR DIRECTORIO LINK Cronicas del silencio Diseño grafico bilbao audi - audi coches segunda mano Casino Gratis Online Casinos Online Poker Online Bingo Online Bonos de Casino GALERIA DARK Diseño Web Emprendedores Diseño web Depuradoras Filatelia Finca rustica Hosting Tiendas virtuales Manualidades Formacion a empresas Apuestas INDUSTRIAL-CLOUD POSICIONAMIENTO EN BUSCADORES MARKETING ON LINE LOGOTIPOS SALAS DE CHATS 666 DARK - BIOGRAFHY DESDE EL LADO OSCURO DISEÑO DE LOGOTIPOS DISEÑO DE WEB´S DISEÑO GRAFICO EL BARDO EL MUNDO AVATAR EL MUNDO AVATAR 2 FORO OSCURO GALERIA DE FOTOGRAFIAS GOTICO HABLEMOS DE ...S E O IMAGENES DE CULTO INTERCAMBIO DE ENLACES INTERNET Y TECNOLOGIA MITOS Y LEYENDAS PUBLICA TU BLOG RIMAS,FRASES,CITAS... VIVIR ... CON SIDA FLORERIAS PERU PELICULAS ONLINE HISTORIAS DE MAKOKI SERIES RELATOS DE POE CHAT GRATIS SOLO ENLACES DISEÑO WEB ROMA DE LOS CESARES OFERTAS DE EMPLEO Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB

viernes, 16 de mayo de 2008

EN MARES DE ORO -- ARTHUR C. CLARK

EN MARES DE ORO
ARTHUR C. CLARK
_
En contra de lo que opinan muchos de los llamados expertos, hoy es incuestionable
que la controvertida Iniciativa de Defensa del Presupuesto de la presidenta Kennedy fue
una idea enteramente suya, y su famoso discurso «Cruz del Bien» sorprendió tanto al
OMB y al secretario del Tesoro como a todos los demás. El asesor científico presidencial,
doctor George Keystone («Cops» para los amigos) fue el primero en enterarse de ello. La
señora Kennedy, gran lectora de ficción histórica, del pasado o del futuro, tropezó con una
oscura novela sobre el Quinto Centenario, en la que se decía que el agua de mar contiene
considerables cantidades de oro. Con intuición femenina (así dijeron más tarde sus
enemigos), la presidenta vio al instante la solución a uno de los problemas más
apremiantes de su administración.
Era la última de una larga lista de jefes del ejecutivo que se habían horrorizado por el
progresivo e inexorable déficit presupuestario, y dos noticias recientes habían exacerbado
su preocupación. La primera era el anuncio de que en el año 2010 cada ciudadano de
Estados Unidos nacería con un millón de dólares de deuda. La otra era la difundida
información de que la moneda más fuerte del mundo libre era ahora el billete del metro de
Nueva York.
—George —dijo la presidenta—, ¿es verdad que hay oro en el agua del mar? Y si es
así, ¿podemos extraerlo?
El doctor Keystone le prometió una respuesta al cabo de una hora. Aunque nunca
había conseguido que la gente se olvidase de que su tesis doctoral había versado sobre
la un tanto extraña vida sexual del trivit de Patagonia (que, como se había dicho
innumerables veces, sólo podía interesar a otro trivit patagón), era sumamente respetado
tanto en Washington como en los medios académicos. Esta hazaña, se debía en gran
parte a que era el experto en ordenadores más rápido del Este. Después de consultar
durante menos de veinte minutos los bancos de datos globales, había obtenido toda la
información que necesitaba la presidenta.
Ésta quedó sorprendida, y hasta un poco mortificada, al descubrir que su idea no era
original. Ya en 1925, el gran científico alemán Fritz Haber había intentado pagar las
enormes reparaciones de guerra impuestas a Alemania, extrayendo oro del agua del mar.
El proyecto había fracasado, pero, como señaló el doctor Keystone, la tecnología química
había progresado en proporción geométrica desde los tiempos de Haber. Y si Estados
Unidos podían ir a la Luna, ¿por qué no iban a poder extraer oro del mar...?
El anuncio de la presidenta de que había fundado la Organización para la Iniciativa de
Defensa del Presupuesto (OIDP) provocó inmediatamente una enorme cantidad de
alabanzas y de críticas.
A pesar de numerosos requerimientos desde la finca de lan Fleming, los medios de
difusión apodaron inmediatamente doctor Goldfinger al consejero de ciencias de la
presidenta, y Shirley Bassey salió de su retiro con una nueva versión de su canción más
famosa.
Las reacciones a la Iniciativa de Defensa del Presupuesto se dividieron en tres
categorías principales, que a su vez dividieron a la comunidad científica en grupos
terriblemente belicosos. Primero estaban los entusiastas, seguros de que la idea era
maravillosa. Después los escépticos, que argüían que era técnicamente imposible o, al
menos, tan difícil que el costo superaría el rendimiento. Y por último los que creían que
era realmente posible pero que sería una mala idea.
Tal vez el más conocido de los entusiastas era el famoso doctor Raven, del Laboratorio
Nevermore, fuerza impulsora detrás del Proyecto EXCELSIOR. Aunque los detalles eran
absolutamente secretos, se sabía que la tecnología incluía la utilización de bombas de
hidrógeno para evaporar grandes cantidades de océano, dejando todo el mineral (incluido
el oro) listo para su ulterior proceso.
Inútil decir que muchos criticaban duramente el proyecto, pero el doctor Raven podía
defenderlo desde detrás de la cortina de humo del secreto. A los que se lamentaban «¿No
será el oro radiactivo?», les respondía alegremente: «¿Y qué? ¡Así será más difícil
robarlo! Además estará enterrado en las cámaras acorazadas de los bancos, así que
poco importará que sea radiactivo.»
Pero tal vez su argumento más contundente era que se lograría un producto derivado
de EXCELSIOR: varios millones de toneladas de pescado hervido al instante para
alimentar a las multitudes que se morían de hambre en el Tercer Mundo.
Otro sorprendente defensor de la IDP fue el alcalde de Nueva York. Al enterarse de
que se calculaba que el peso total del oro del océano era de cinco mil millones de
toneladas como mínimo, el polémico Fidel Bloch proclamó: «¡Al menos nuestra gran
ciudad tendrá las calles pavimentadas de oro!» Sus numerosos críticos sugirieron que
empezase por las aceras, para que los desventurados neoyorquinos dejasen de
desaparecer en profundidades insondables.
Las críticas más acerbas fueron las de la Unión de Economistas Preocupados, que
señalaron que la IDP podía tener consecuencias desastrosas. A menos que se
controlasen minuciosamente, la inyección de grandes cantidades de oro tendría efectos
devastadores sobre el sistema monetario mundial. Algo parecido al pánico había ya
afectado al comercio internacional de joyería: las ventas de anillos de boda habían
descendido a cero después del discurso de la presidenta.
Pero las protestas más ruidosas habían procedido de Moscú. A la acusación de que la
IDP era un sutil complot capitalista, había replicado el secretario del Tesoro diciendo que
la URSS tenía ya la mayor parte del oro del mundo en sus cámaras acorazadas, por lo
que sus objeciones eran sencillamente hipócritas. Todavía se estaba discutiendo la lógica
de ésta respuesta cuando la presidenta aumentó la confusión. Sorprendió a todo el
mundo al anunciar que, cuando se hubiese perfeccionado la tecnología de la IDP,
Estados Unidos la compartiría de buen grado con la Unión Soviética. Nadie la creyó.
Apenas si había una organización profesional que no se hubiese inclinado en pro o en
contra de la IDP. (O en algunos casos, tanto en un sentido como en otro). Los abogados
de Derecho Internacional suscitaron un problema que la presidenta había pasado por alto:
¿Quién era realmente dueño del oro del océano? Cabía presumir que todos los países
reclamaran como suyo el contenido del agua de mar dentro del límite de doscientas millas
de la Zona Económica; pero como las corrientes marinas agitaban continuamente este
enorme volumen de líquido, el oro no se quedaría quieto en un lugar.
En definitiva, una sola planta de extracción, en cualquier lugar de los océanos del
mundo, podría llevárselo todo... sin tener en cuenta las reclamaciones nacionales. ¿Qué
pensaba hacer Estados Unidos al respecto? Sólo brotaron unos débiles rumores de
desconcierto de la Casa Blanca.
Una persona a la que no preocupaban estas críticas —ni ningunas otras— era el
capacitado y ubicuo director de la OIDP. El general Isaacson había conseguido una
extraordinaria y merecida fama como reparador de entuertos en el Pentágono; tal vez su
hazaña más celebrada fue la desarticulación del siniestro círculo controlado por la Mafia
que había intentado monopolizar uno de los productos más lucrativos de Estados Unidos:
los innumerables miles de millones de rollos de papel higiénico para el servicio militar.
Fue este general quien arengó a los medios de difusión e informó sobre el
funcionamiento de la todavía incipiente tecnología de la IDP. Su ofrecimiento de
sujetadores de corbata de oro —bueno, chapados de oro— a periodistas y reporteros de
televisión fue un golpe genial alabado por todos. Sólo después de haber publicado sus
prolijos artículos se dieron cuenta los representantes de la prensa de que el astuto
general nunca había dicho que el oro procediese realmente del mar.
Pero entonces ya era demasiado tarde para rectificaciones.
En la actualidad, cuatro años después del discurso de la presidenta y todavía dentro
del primer año de su segundo mandato, es imposible predecir el futuro de la IDP. El
general Isaacson ha enviado al mar una gran plataforma flotante que, según informó
Newsweek, parecía como si un portaaviones hubiese intentado hacer el amor a una
refinería de petróleo. El doctor Keystone, alegando que había terminado con éxito su
trabajo, ha dimitido para ir en busca del más grande trivit patagón. Pero la mayor
amenaza, según han revelado los satélites de reconocimiento de Estados Unidos es que
la Unión Soviética está construyendo enormes y perfectas tuberías en los puntos
estratégicos de su costa.


FIN

anuncio google reseñas

¿QUIERES SALIR AQUI? , ENLAZAME

º