Google+ Badge

-

.

.

PELICULAS PELICULAS on line JUEGOS BEN 10 VIDEOS + DIVERTIDOS LA BELLA SUDAFRICA RINCONES DEL MUNDO COSMO ENLACES DIRECTORIO PLANETARIO CREPUSCULO CORTOS DE CINE SALIENDO DEL CINE SERIES TODOCHARLAS CRIMEN Y CASTIGO DISEÑO WEB JUEGOS FULL ANIME ONLINE PELÍCULAS ONLINE TELE-NOVELAS ONLINE CHAT SALA PELICULAS Directorio Web BLOG MOVIL "HABLANDO" ................APUESTAS.COM CHAT CHATEAR GRATIS PELÍCULAS GRATIS YA FRIENDS ? CONOCELO ... HISTORIAS DE MAKOKI EDGAR ALLAN POE SOLO ENLACES TONTOS DE LA VEGA EMOTICONES GRATIS FONDOS DE ESCRITORIO AVENTURE TIME AMOR A TU CUERPO COMPRA Y VENTA FRASES DE AMOR DIRECTORIO LINK Cronicas del silencio Diseño grafico bilbao audi - audi coches segunda mano Casino Gratis Online Casinos Online Poker Online Bingo Online Bonos de Casino GALERIA DARK Diseño Web Emprendedores Diseño web Depuradoras Filatelia Finca rustica Hosting Tiendas virtuales Manualidades Formacion a empresas Apuestas INDUSTRIAL-CLOUD POSICIONAMIENTO EN BUSCADORES MARKETING ON LINE LOGOTIPOS SALAS DE CHATS 666 DARK - BIOGRAFHY DESDE EL LADO OSCURO DISEÑO DE LOGOTIPOS DISEÑO DE WEB´S DISEÑO GRAFICO EL BARDO EL MUNDO AVATAR EL MUNDO AVATAR 2 FORO OSCURO GALERIA DE FOTOGRAFIAS GOTICO HABLEMOS DE ...S E O IMAGENES DE CULTO INTERCAMBIO DE ENLACES INTERNET Y TECNOLOGIA MITOS Y LEYENDAS PUBLICA TU BLOG RIMAS,FRASES,CITAS... VIVIR ... CON SIDA FLORERIAS PERU PELICULAS ONLINE HISTORIAS DE MAKOKI SERIES RELATOS DE POE CHAT GRATIS SOLO ENLACES DISEÑO WEB ROMA DE LOS CESARES OFERTAS DE EMPLEO Herbalife Amarres de amor Union de parejas Desarrollo de software a medida Bolas chinas Comprar en china Amarres de Amor Hosting Peru Noticias Anime Actualidad de cine Ver peliculas INFOGRAFIA ESTORES ALQUILER DE AUTOS EN LIMA HURONES POSICIONAMIENTO WEB

jueves, 24 de enero de 2008

TAROT, MAGIA, BRUJA

TAROT, MAGIA, BRUJA

La Auténtica Magia Blanca
Puede ayudarte en tu vida para conseguir lo que deseas.
wtselections.info/magiablanca

MiBruja - 905456853
Tienes una pregunta concreta Nuestras consultas rapidas a 1€
www.mibruja.com

Tarot en vivo 24 horas
Respuestas claras sin rodeos, acertamos siempre, garantizado 100%
www.806556237.info

Las legiones de la tumba // H. P. LOVECRAFT

Las legiones de la tumba
H. P .Lovecraft


Cuando desapareció el doctor Herbert West, hace un año, la policía de Boston me sometió a un
minucioso interrogatorio. Sospechaban que me callaba cosas, o algo peor; pero no podía decirles la
verdad porque no me habrían creído. Sabían, efectivamente, que West había estado complicado en
actividades que iban más allá de la capacidad de crédito de los hombres ordinarios; pues sus
espantosos experimentos sobre la reanimación de cadáveres habían sido demasiado numerosas para
poder mantener un perfecto secreto en torno a ellos; pero la escalofriante catástrofe final adquirió
caracteres de demoníaca fantasía que me hacen dudar incluso de la realidad de lo que vi.
Yo era el amigo más allegado de West, y su único ayudante confidencial. Nos habíamos conocido
años antes en la Facultad de Medicina, y desde el principio había participado yo en sus terribles
investigaciones. Había intentado perfeccionar lentamente una solución que, inyectaba en las venas de
un recién fallecido, podía devolverle la vida. Este trabajo requería abundancia de cadáveres frescos, y
comportaba, consiguientemente, las actividades más espantosas. Más horribles aun eran los
resultados de alguno de sus experimentos: masas horrendas de carne que había estado muertas,
pero que West despertaba, dotándola de una ciega, insensata y nauseabunda animación. Estos eran
los resultados usuales; ya que para que volviera a despertar la mente era necesario que los
ejemplares fuesen absolutamente frescos, y que las delicadas células cerebrales no hubiesen sufrido
la más mínima descomposición.
Esta necesidad de cadáveres muy frescos supuso la ruina moral de West. Eran difíciles de conseguir;
y un día espantoso llegó a apoderarse de un ejemplar cuando aún estaba vivo y en todo su vigor. Un
forcejeo, una aguja, y un poderoso alcaloide lo convirtieron en cadáver fresquísimo, y el experimento
fue positivo durante un instante breve y memorable; pero West salió de él con un alma seca y
endurecida, y una mirada fría que observaba con una especie de calculadora y horrenda apreciación
de los hombres de cerebro especialmente sensible y un físico vigoroso. Hacia el final, cobré a West
un intenso terror, ya que empezaba a mirarme de esa misma manera. La gente no parecía darse
cuenta de sus miradas, aunque me notaba asustado; y tras su desaparición, se valieron de eso para
propalar unas sospechas absurdas.
En realidad West tenía más miedo que yo; sus abominables trabajos le hacían llevar una vida furtiva y
llena de sobresaltos. En parte era la polic ía quien le daba miedo; pero a veces su nerviosismo era
más hondo y brumoso, y estaba relacionado con abominaciones indescriptibles a las que había
inyectado una vida morbosa, y en las que no había visto extinguirse dicha vida. Por lo general,
terminaba sus experimentos con el revólver; pero a veces no era bastante rápido. Es lo que ocurrió
con aquel primer ejemplar en cuya saqueada sepultura se descubrieron más tarde huellas de
arañazos. Y lo que sucedió también con el cadáver de aquel profesor de Arkham que cometió actos
de canibalismo antes de ser capturado y encerrado sin identificar en una celda del manicomio de
Sefton donde estuvo dieciséis años golpeándose la cabeza contra las paredes. Casi todos los demás
resultados que posiblemente subsistían eran productos de lo que resulta más difícil hablar, dado que
en los últimos años, el celo científico de West había degenerado en una manía insana y fantástica, y
había consagrado su prodigiosa habilidad a vitalizar cuerpos enteramente humanos, sino trozos
aislados de cadáveres, o partes unidas a una materia orgánica no humana. En la época en que
desapareció. Se había convertido en algo diabólicamente repugnante; muchos de los experimentos
no podrían ser referidos en la letra impresa. La Gran Guerra, en la que servimos los dos como
cirujanos, había intensificado este aspecto de West. Al decir que el miedo de West a sus ejemplares
era brumoso pensaba sobre todo en el carácter complejo de ese sentimiento. En parte se debía sólo
al hecho de saber que aún seguían existiendo esos monstruos abominables, y en parte a su miedo al
daño corporal que podían infringirle en determinadas circunstancias. La desaparición de estos seres
aumentaban el horror de la situación: West sólo conocía el paradero de uno de ellos, la lastimosa
criatura del manicomio. Pero, además, había un miedo más sutil: una sensación verdaderamente
fantástica, consecuencia de un extraño experimento que llevó a cabo en el ejército canadiense, en
1915. En medio de una enconada batalla, West había reanimado al comandante Eric Moreland
Las legiones de la tumba Página 1 de 3
Clapman-Lee, D.S.O., colega nuestro que estaba al tanto de sus experimentos, y el cual podía
haberlos duplicado. Le había seccionado la cabeza a fin de poder estudiar las posibilidades de vida
cuasi-inteligente del tronco. El experimento dio resultado en el mismo instante en que el edificio era
barrido por una granada alemana. El tronco se movió de forma inteligente; y, por increíble que
parezca, tuvimos la seguridad de que brotaron sonidos articulados de la cabeza seccionada que
estaba en el fondo oscuro del laboratorio. En cierto modo, la granada fue misericordiosa. Pero West
jamás estuvo seguro, como habría sido su deseo, de que fuéramos el y yo los únicos supervivientes.
Después, solía hacer estremecedoras conjeturas sobre lo que sería capaz de hacer un médico
decapitado con capacidad para reanimar a los muertos.
La última residencia de West fue una venerable casa, muy elegante, que dominaba uno de los más
antiguos cementerios de Boston. Había escogido el lugar por razones puramente simbólicas y
fantásticas, ya que la mayoría de los enterramientos databan del periodo colonial, y por tanto era muy
poca utilidad para un científico que necesitaba cadáveres frescos. Había instalado el laboratorio en un
subsótano secretamente construido por obreros traídos de otra región, y en él tenía un gran
incinerador para la total y discreta eliminación de los cadáveres, fragmentos y remedos sintéticos de
cuerpos que quedaban de los morbosos experimentos e impías diversiones del dueño. Durante la
excavación de este sótano, los obreros habían dado con cierta albañilería extraordinariamente
antigua; sin duda comunicaba con el viejo cementerio, aunque era demasiado profunda para que
desembocara en ningún sepulcro conocido. Después de muchos cálculos, West concluyó que debía
de haber alguna cámara secreta bajo la tumba de los Averill, en la que el último enterramiento se
había efectuado en 1768. Yo estaba con él cuando estudió las paredes goteantes y nitrosas que
habían dejado al descubierto las palas y los picos de los obreros, y estaba preparado para el
espantoso escalofrío que nos aguardaba en el instante de descubrir los secretos sepulcrales y
seculares; pero por primera vez, la nueva timidez de West se impuso a su natural curiosidad, y
traicionó su degenerada fibra imponiéndole que dejase intacta la albañilería y la tapase con yeso. Y
así permaneció, hasta la noche infernal, como parte de las paredes del laboratorio secreto. He
hablado del debilitamiento de West, pero debo añadir que era puramente mental e intangible.
Exteriormente, fue él mismo hasta el final: tranquilo, frío, delgado, con el pelo amarillo, ojos azules y
con gafas, y un aspecto general de joven que los años y los terrores no llegaron a cambiar. Parecía
sereno incluso cuando pensaba en aquella sepultura arañada y miraba por encima del hombro, o
cuando pensaba en aquel ser carnívoro que mordía y manoteaba los barrotes de Sefton.
El final de Herbert West comenzó una tarde, en nuestro despacho común, cuando alternaba su
extraña mirada entre el periódico y yo. Un curioso titular había atraído su atención desde las
arrugadas páginas, y una zarpa titánica pareció atraparle desde dieciséis años atrás. En el manicomio
de Sefton, a cincuenta millas de distancia había sucedido algo espantoso e increíble que había dejado
estupefactos al vecindario y perpleja a la polic ía. A primeras horas de la madrugada; un grupo de
hombres silenciosos había penetrado en el parque de la institución y su jefe había despertado a los
celadores. Era una amenazadora figura militar que hablaba sin mover los labios; cuya voz parecía
conectada casi ventrilocuamente a un gran estuche negro que, transportaba. Su inexpresivo rostro
tenía las facciones bien parecidas, hasta a punto de dar la impresión de una belleza radiante, aunque
el director se había llevado un sobresalto cuando la luz del vestíbulo cayó sobre él, ya que era un
rostro de cera, y los ojos de cristal pintado. Debió de sucederle algún accidente atroz a este hombre.
Otro, más alto, guiaba sus pasos: un sujeto repugnante cuya cara azulenca aparecía medio devorada
por alguna enfermedad desconocida. El que hablaba pidió que le cediesen la custodia del monstruo
caníbal traído de Arkham hacia dieciséis años; y al serle negada, dio una señal que provocó un
espantoso alboroto. Los demonios aquellos golpearon, patearon y mordieron a todos los celadores
que no lograron huir; mataron a cuatro, y finalmente consiguieron liberar al monstruo. Estas víctimas,
que podían recordar el suceso sin histerismos, juraban que las criaturas se habían comportado menos
como hombres que como puros autómatas guiados por el jefe de cabeza de cera. Cuando les llegó
ayuda, aquellos hombres y la criatura caníbal habían desaparecido sin dejar rastro.
Desde el momento en que leyó el art ículo, hasta la medianoche, West permaneció casi paralizado. A
las doce sonó el timbre de la puerta y se sobresaltó terriblemente. Todos los criados se encontraban
durmiendo en el ático, de modo que fui yo a abrir. Como he contado a la policía, no había ningún
Las legiones de la tumba Página 2 de 3
vehículo en la calle; sólo vi un grupo de figuras de aspecto extraño, con un gran estuche cuadrado
que depositaron en la entrada, después de gruñir uno de ellos con voz asombrosamente inhumana:
"Correo urgente; pagado". Salieron de la casa con paso desigual, y al verles alejarse, tuve el extraño
convencimiento de que se dirigían al antiguo cementerio con el que lindaba la parte de atrás de la
casa. Al oírme cerrar la puerta de golpe, bajó West y miró la caja. Tenía unos dos pies cuadrados, y
llevaba el nombre correcto de West, con su actual dirección. También traía remitente: "Eric Moreland
Clapman-Lee, St. Clare. Eloi, Flandes". Seis años antes, en Flandes, el hospital se había
derrumbado, a causa de una granada, sobre el tronco decapitado y reanimado del doctor Clapman-
Lee, y sobre su cabeza separada, la cual (quizá) había llegado a proferir sonidos articulados. Ahora
West ni siquiera se emocionó. Su estado era más espantoso. Dijo rápidamente: "Es el fin... pero
incineremos... ésto". Transportamos la caja al laboratorio, con el oído atento. No recuerdo muchos de
los detalles -ya pueden imaginar mi estado psíquico-, pero es una mentira maliciosa decir que fue el
cuerpo de Hebert West lo que metí en el incinerador. Entre los dos, introdujimos la caja sin abrir,
cerramos la puerta, y conectamos la corriente. Y no brotó sonido alguno la caja.
Fue West quien observó primero que se caía el yeso de una parte de la pared, donde había sido
cubierta la antigua albañilería de la tumba. Iba yo a echar a correr, pero él me retuvo. Entonces vi una
pequeña abertura negra, sentí una bocanada de viento frío y hediondo, y percibí el olor de las
entrañas abominables de una tierra putrescente. No oímos ningún ruido; pero en ese preciso instante
se apagaron las luces, y vi recortarse contra cierta fosforescencia del mundo inferior una horda de
seres silenciosos que avanzaban penosamente, producto de la locura... o de algo peor. Sus siluetas
eran humanas, semihumanas; se trataba de una horda grotescamente heterogénea. Retiraban las
piedras en silencio, una a una, del muro secular. Luego, cuando la brecha fue bastante ancha,
entraron al laboratorio en fila de a uno, guiados por el ser de paso solemne y cabeza de cera. Una
especie de monstruosidad con ojos desorbitados que marchaba detrás del jefe agarró a Herbert West.
West no se resistió ni profirió grito alguno. Luego se abalanzaron todos sobre él y lo despedazaron
ante mis ojos, llevándose sus trozos a la cripta subterránea de fabulosas abominaciones. El jefe de
cabeza de cera, que iba vestido con uniforme de oficial canadiense, se llevó la cabeza de West. Al
desaparecer, vi que sus ojos azules; detrás de las gafas, centelleaban espantosamente, revelando
por primera vez una frenética y visible emoción.
Los criados me encontraron inconsciente por la mañana. West había desaparecido. E1 incinerador
contenía sólo ceniza inidentificable. Los detectives me han interrogado; pero, ¿qué puedo decir?. No
relacionarán a West, con la tragedia de Sefton; ni con éso, ni con los hombres de la caja, cuya
existencia niegan. Les he hablado de la cripta; pero ellos me han enseñado el yeso intacto de la
pared, y se han reído. Así que no les he contado nada más. Quieren dar a entender que estoy loco, o
que soy un asesino... probablemente es que estoy loco. Pero podría no ser así, si esas condenadas
legiones de las tumbas no estuviesen tan calladas.

CURANDERISMO // INDONESIA - DRUIDA JAVANESA

LA INDONESA MAK EROT, ALARGA PENES

En casa de la mítica curandera Mak Erot, conocida en toda Indonesia por sus poderes sobrenaturales para alargar los órganos sexuales, tres penes de madera descansan sobre un tapiz de oración, dejando al visitante la elección del tamaño que desea conseguir.

No se sabe si Mak Erot es nonagenaria o centenaria, ni si está viva o muerta. Lo más probable es que esta druida javanesa haya muerto hace años, pero su leyenda tiene tanta fuerza, en un archipiélago impregnado de magia negra, que muchos juran que vive.

Cabe decir que esta mujer de rostro surcado por arrugas y enmarcado por un gorro tejido a mano, generó tal cantidad de discípulos, y le salieron tantos imitadores en Indonesia, que uno se pierde en una red de seudoexpertos.
Basta con hojear un periódico popular para encontrar anuncios de tal o cual hechicero que afirma haber sido formado por la mismísima Mak Erot. Yakarta cuenta incluso con una "clínica" Mak Erot, cuyas prácticas hacen revolverse en sus tumbas a los verdaderos descendientes de Hipócrates.

Su santuario se encuentra en el suroeste de Java, una región agraria donde el islam no ha desplazado a las creencias místicas.

Para ir a la aldea de Caringin, la de Mak Erot, hay que salirse de una carretera en zigzag que bordea el océano Índico para tomar un sendero pedregoso. Después de dos kilómetros de traqueteo en motocicleta, el visitante llega a una casa blanca.

Como no podía ser de otra manera, la curandera está ausente. "Mak Erot se fue a abrir un despacho en Medan (norte de Sumatra)", afirma un joven que lleva puesto el tradicional bonete musulmán. "Sigue igual de bien. Todavía consigue caminar", cuenta.

El anfitrión dice ser su nieto y heredar las facultades esotéricas de su abuela, célebre por su farmacopea de plantas raras.

"Personas del mundo entero vienen aquí, de los países árabes, de China, de Singapur, de Corea, de Malasia, de Taiwán", explica Haji Baban.

"Quieren remedios contra la impotencia o la eyaculación precoz, piden un sexo más largo o un glande más grueso", agrega.

La consulta con Haji Baban guarda cierto parecido con una misa negra. Sentado en penumbra, el paciente, vestido con traje, explica lo que quiere frente a unas varas de madera de varios diámetros de espesor y con forma de pene. En seguida cae el diagnóstico, en silencio.

Este día el paciente está dotado de un falo "bastante mediano, menor que el de los alemanes". Se le propone una prolongación de seis centímetros.

Para conseguirlo tendrá que comer y beber productos inexistentes en el supermercado durante diez días. La primera toma la hace allí mismo. Consiste en tres bayas amargas, que traga con corteza incluida, y una decocción amarronada.

Un asistente le ofrece luego un tubo de bambú que contiene arroz pegajoso con leche de coco, un preparado que ha de engullir para evitar un terrible dolor genital, o eso le dicen.

El candidato al largo pene promete seguir las instrucciones al pie de la letra y aplicarse cada día un aceite especial antes de acostarse, además de abstenerse de consumir plátanos verdes y de beber licor de corteza de limón.

El tratamiento cotidiano le costará entre 700.000 a un millón de rupias (70 a 100 dólar), una fortuna en Indonesia.

ETIMOLOGIA DE FRANCISCO // SAN FRANCISCO DE SALES - 24 DE ENERO

Francisco - Significado del nombre - Etimologia

Francisco, nombre masculino de origen germano, su significado "el abanderado"; nombre originado en el apodo que Juan Bernardote otorgo a su hijo "San Francisco de Asís"

Historia y el Santo: San Francisco de Sales, obispo y doctor de la Iglesia.

Nació en el Castillo de Sales en Saboya en el año 1567, en una familia noble, tuvo formación religiosa en la escuela de los jesuitas de Clermont en París y posteriormente estudio derecho en la Universidad de Papua. En 1593 es ordenado sacerdote y se presento como voluntario para intervenir en Chablais (ducado de Saboya al sur del lago Leman) para evangelizar a los calvinistas. En 1602 con 35 años es elegido obispo de Ginebra, con residencia en Annecy.

Interviene en la creación de la Orden de la Visitación de Santa María salesianas junto a San Vicente de Paúl y Madame Juana Francisca de Chantal. Su santo se celebra el 24 de enero.

San Francisco de Paula, nació en Italia en el año 1416, cuando era muy pequeño sufrió una afección en los ojos y sus padres lo encomendaron a San Francisco de Asís; logrando el milagro de la curación; al cumplir los 14 años comienza una peregrinación hacia Asís, donde recibe la inspiración de la oración y de la penitencia. Para cumplir su cometido se aísla en la montaña de Paula (Cosenza) para meditar y rezar, otros hombres siguen su ejemplo, funda una comunidad religiosa llamada los "Ermitaños de Paula" donde impone una "cuaresma perpetua" (alimentación de cuaresma para hacer fuerte la voluntad), pone a sus religiosos el nombre de "hermanos mínimos" siguiendo el ejemplo de San Francisco de Asís que había llamado a los suyos "Hermanos menores". El Papa Sixto IV nombra su orden con el nombre "Ermitaños de Calabria", hace milagros, curaciones y profecías. Fue proclamado santo en 1519 por el Sumo Pontífice León X. Su Santo se celebra el 2 de abril.

San Francisco Caracciolo, nació en Abruzos, Italia en el año 1536, a los 21 años enferma de Lepra y realiza una promesa a Dios "si logra curarse dedicaría el resto de su vida al sacerdocio y al apostolado"; Dios escucha sus suplicas y se cura. Se dirige a Nápoles, donde realiza el sacerdocio y se encomienda al cuidado de los presos en las cárceles. En el año 1588, Francisco recibe por error una carta del apóstol Juan Adorno, quien solicitaba consejo y colaboración para fundar una comunidad religiosa. Responde a la petición y junto al apóstol fundan la congregación "Clérigos regulares", reciben la bendición del papa Sixto V quien les asigna una casa junto a la Basílica Santa Maria la Mayor. Funda otras casas de la congregación en Madrid, Valladolid y Alcalá. Su Santo se celebra el 4 de junio.

San Francisco de Borja, presbítero.
Pertenecía a la famosa familia de los Borja, descendiente del papa Alejandro VI en su rama paterna y del rey Fernando el Católico por parte de la rama materna. Nació en Gandia en el año 1510 con el titulo de cuarto duque de Gandia. Virrey de Cataluña, funda su primera escuela jesuita. Al enviudar ingresa en la Compañía de Jesús y por causas política lo hizo en secreto, ordenado sacerdote en 1548, ocupo distintos cargos, hasta ser nombrado en 1565 general de la orden, donde la orden vivió su verdadera expansión. Su Santo se celebra el 03 de octubre.

San Francisco de Asís.
Nació en Asís en el año 1182, con el nombre de Giovanni Francesco Bernadone, en una familia acomodada. El ingreso en prisión y una posterior enfermedad le hicieron reflexionar sobre su vida mundana y sin sentido. Al regresar a su casa en su ciudad natal, se dedico a reconstruir la iglesia en ruinas, hacer caridad entre los pobres y los leprosos. Siempre acompañado de sus visiones místicas, era un gran predicador y fundo la orden de los franciscanos, donde renueva la espiritualidad cristiana del siglo XIII. Funda la Primera Orden con 12 discípulos, posteriormente incorpora a Clara que fundaría la orden de las Damas Pobres (las claritas), segunda orden de franciscana. En 1224, cuando rezaba en el monte Alverno recibió los estigmas. Su Santo se celebra el 04 de octubre.

San Francisco Javier, presbítero.
Nació en Pamplona en el Castillo de Navarra en el año 1506. Funda la compañía de Jesús junto al asceta español Ignacio de Loyola, se ordena sacerdote y es nombrado secretario de la compañía. En 1541 el rey de Portugal y el papa le envían a las Indias orientales; misionero durante 10 años hay registros en India, Malaca, Las Lolucas y Japón, establece su sede en Goa como jesuita de las Indias; hay en su haber 30.000 bautismos. Muere cuando se disponía introducir el cristianismo en China. Se lo llamo el apóstol de las Indias. Su santo se celebra el 3 de diciembre.

Otros Santos Francisco: San Francisco Antonio Fasani, presbítero se celebra el 27 noviembre; San Francisco Blanco, mártir el 3 febrero, San Francisco Dardán, mártir el 2 septiembre; San Francisco de Jerónimo el 3 octubre y el 2 julio; entre otros.

Variantes de Francisco, femenino francisca; Paco, Quico, Pancho, Francis, Frasco, Curro
Francisco en otros idiomas, catalán: Francesc, francés: François, Francis, ingles: Francis, italiano: Francesco, FrancoFamosos, personales históricos celebres con el nombre de Francisco:
Francisco Aldana, nació en Italia en 1537, poeta que versa sobre las virtudes humanas y literarias del renacimiento.

Francisco Ayala, nació en Granada en el año 1906, escritor intelectual y gran crítico caracterizado por su ironía y deshumanización.

Francisco Barbieri, nació en Madrid en el año 1823, gran músico compositor del genero autóctono de la opera cómica.

Francisco Becerra, nació en Trujillo (Extremadura) en 1545, arquitecto, representante de la arquitectura del renacimiento en Hispanoamérica, como México, Lima, Cuzco y Quito.

Francisco Bores, nació en Madrid en el año 1898, representa uno de los pintores que mas representan la Escuela de París.

Francisco Brines, nació en Valencia en el año 1932, perteneció a la generación del 50, destaca su obra poética intimista con referencias a sus vivencias personales

Francisco de Goya y lucientes, uno de los mas grandes pintores y grabadores españoles. Entre sus obras: "los fusilamientos en la montaña del Príncipe Pío", 1814

Francesco Tetrarca, nació en Arezzo, Italia en el año1304. Considerado "el primer humanista" y uno de los poetas líricos modernos mas importante. Sus obras fueron escritas en latín e italiano, en latín: "África", 1338, entre otras y en italiano: se encuentra sus obras más famosas, una colección de poemas "Rime in vita e morta di Madonna Laura", 1327; ampliada posteriormente como "Cancionero".

Francisco Quevedo y Villejas, nació en Madrid en el año 1580; como escrito del barroco español, se desarrollo en la prosa y la poesía. Entre sus obras: "Los Sueños"

Franz Kafka, nació en Praga en el año 1883; considerado una de las figuras mas destacadas de la literatura moderna, escribió en alemán e imprimió la opresión y angustia del siglo XX. Entre sus obras: "La Metamorfosis", 1915.

HABLEMOS DE :POESIA ... GOTICA

TEMA:AGREGAR, Y POSTEARSE POEMAS

capricornio_lk90@hotmail.com
Comentario:
*+wua me encantan los poemas escritos x algunaz chikas ,,,en algunas tienen razon sobre lo triste q es el amor oh de otras cosas,,,bueno pz aver si me agregan :
capricornio_lk90@hotmail.com
aver pz si me agregan y me pasan algunos poemas pz q me encnatan ami aser y crear poemas pero mas de mis cosas qme pasan oh vividas◘..•xD

anafusi_rebelde@hotmail.com
Comentario:
Poesia
"BAJO LA LUZ DE LA LUNA"

Bajo la luz de la luna
susurrando
como gritos a medianoche,
en este mundo
confuso y quebrado ,
continuas
viendo
tu vida como quieres ,
cambiemos
nosotros
desde el fondo del corazon.

Firmado: anazamora_gothic,
saludos .

anuncio google reseñas

¿QUIERES SALIR AQUI? , ENLAZAME

º